Charles Ramsey: Autodenominado héroe de Cleveland, el triste vivo retrato de la idiosincracia de EEUU

charles ramsey

Este hombre, es llamado por la prensa de América, “el héroe de Cleveland” Según su relato, estaba comiendo una hamburguesa (de Mc Donalds, quedaros con el dato) cuando escuchó los gritos despesperados de una de las tres mujeres secuestradas por Ariel Castro. Trabaja como lavaplatos, lleva viviendo en la zona durante un año y, muy importante, es afroamericano: sabe hablar inglés perfectamente.

Por otro lado tenemos a Ángel Cordero, un dominicano que vivía en frente de la casa de las tres chicas secuestradas y, cuando Amanda Berry empezó a aporrear la puerta para salir de la casa, la vio y fue corriendo a ayudarla. Al principio le preguntó si había fuego en la casa, ella le contestó que llevaba 10 años secuestrada allí. Cordero empezó a patear la puerta hasta que pudo sacarla a ella y a su hija. “Vámonos corriendo o puede que tu secuestrador vuelva”, le dijo. Huyeron de la casa y Cordero, que no sabe hablar bien inglés, pidió que llamaran a la policia. Y entonces aparece ahí nuestro pseudo héroe, el de la hamburguesa (de Mc Donalds, para más señas). Berry le dice que hay más chicas en la casa y hace ademán de entrar… pero se lo piensa dos veces. Entonces llama mejor a la policía y espera con ellos. Cuando llegan los medios, el autoproclamado “héroe de Cleveland” da un paso al frente. Él cuenta la historía, porque él sabe hablar inglés. y nuestro pobre dominicano mira incrédulo como este se cuelga la medallita ante las cámaras y se convierte en el héroe de América.

Ahora el héroe va de plató en plató, y ha dejado el bono bus por una limusina provista por la televisión de turno con el fin de llevarle a donde toque dentro de su  consecuente y deliveradamente buscada gira mediática. Mc Donalds, ha llegado a un acuerdo de patrocinio para que no deje de repetir la marca de la hamburguesa que tomaba el día de marras. Showbusiness, welcome…

corderoNadie le reconocerá la valentía a nuestro dominicano por haber arriesgado su vida dando un paso al frente y ayudando a esa chica. En el caso de que los americanos supieran la verdad (tan sólo basta un traductor para dar con ella) tampoco les parecerá raro la actuación del devorador de McMenus… Desgraciadamente, ellos también saben que en su fuero interno, hubieran preferido llamar a la policía desde la distancia y a buen recaudo, que arriesgar su vida.

Pasé un verano viviendo en la calle Kignston Ave de Brooklyn, un día llegué del colegio y había un tio muerto en medio de la calle. Pregunté que había pasado y nadie me quería decir nada. Subí a casa y fui corriendo a alertar a mi “hostmum”:

– ¡¡Han matado a un hombre!! ¿Qué hacemos?

– “I´m inside, you´re inside, so everything is OK”.

Y entonces me sirivió a cena. Ese día creo que hablamos de los New York Knights.

Pues eso…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s