Marketing de contenidos para dummies: lo que le debes enseñar a tu jefe

brandedcontent

El marketing de contenidos (o branded content para los amantes de los anglicismos y las palabras más enrevesadas) es una tendencia que ha llegado a la realidad empresarial para quedarse. Las empresas ya van sabiendo que esta nueva forma de vender su actividad y así llegar y conquistar a su público, es una necesidad, el problema es que no todas saben cómo llevarla a cabo… Muchas veces se opta por poner a un Community y… “ala ahí te las apañes” Sin estrategia, sin políticas de comunicación, sin directrices claras, sin objetivos y, lo más importante… ¡¡sin contenido!! El pobre community, al final y por razones obvias, acaba con una más que visible alopecia de tanto tirarse de los pelos. Vamos a echar hoy una mano a nuestros más que queridos communities. A través de este post, podéis explicarles a vuestros jefes por qué es importante el márketing de contenidos y, sobre todo, de qué herramientas os deben de dotar para poder llevarlo a cabo de una manera eficiente. Pídele cita a tu jefe y ¡¡Vamos!! 

1. ¿Qué es el márketing de contenidos? Pregunta básica que, aunque te hayan encargado la misión de poner en funcionamiento, o en muchos casos diseñar, una estrategia de branded content, puede que ni ellos sepan… Déjate de terminología y de palabras rebuscadas y ve al grano. La publicidad, tal como la conocíamos hace 15 años ya no funciona. Los clientes no quieren que les estés contando constantemente las bondades de tu marca y/o de producto, directamente es que ya ni se lo creen. Lo que quieren es que te pongas a hablar con ellos, que les escuches, que les comprendas, que atiendas a sus quejas y a sus solicitudes. Que seas casi (salvando las distancias) como un amigo más que  les vas contando tu día a día (y esa es la actividad de tu empresa) y que además, les ofrezcas contenidos que les llamen la atención, que les gusten, y aunque hablan de tu marca, no estén todo el rato pensando en vender, vender y vender tus productos. Eso vendrá después. Y como se note mucho que esa es tu única y primordial intención, y se te note a la legua que pasas del cliente y de darles sus más que requeridos mimos, lo vas a tener muuuuy complicado…

2. El contenido. Estamos en la Era de la Información. Y esto señores, es un indicador de los de blanco y en botella, para mostrarnos que todos y todo comunica. La empresa, en su vida diaria, se está comunicando constantemente con sus públicos (aunque no esté presente en las redes sociales, ni tenga una página web o hable en un blog…) De nuestra empresa se habla tanto en el mundo 1.0 como en el 2.0. Lo que vamos a conseguir es que se hable bien y, para ello, vamos a generar un contenido que valga la pena a nuestro público. En las antípodas del márketing (es decir, hace unos 15 años) con sacar una campaña con una relativa frecuencia parece que bastaba… Ahora, hay que estar presentes y activos en la mente de nuestros públicos todos los días. Si no, otros lo harán por ti. Y para eso, hay que crear contenido, y este contenido tiene que ser bueno: o lo que es lo mismo, que le guste a tu público. Tienes una idea que contar, tienes unos productos que vender, y un target que quieres que los compre. Hasta ahí bien. Ahora coge un papel, pon de manera clara qué quieres comunicar cada día, define bien a tu público y se capaz de saber cuáles son los mejores lugares para hacerles llegar esa información (en qué redes sociales les puedes encontrar, prestan más atención a las imágenes, a los vídeos, a los post…) y luego elige las herramientas más adecuadas para conseguirlo. A partir de ahí, convierte tus ideas, y tu preocupación y respeto hacia tu target, en contenido. Y, a partir de ahí, para adelante que vamos…

3. Valor añadido. La piedra filosofal del marketing de contenidos. Esto es tan básico como responder a la pregunta de por qué tu target debería seguirte en redes sociales, leer tu blog o, simplemente, prestar atención a lo que dices. Tu contenido, tu comunicación, le debe de aportar algo a tu público, y este algo tiene que ser bueno. Si todos los días les mandas los mismos mensajes, y esos mismos mensajes sólo hablan de ti, de ti y de ti, y de lo que les quieres vender (y además, se lo dices siempre igual) huirán de ti, es más, puede que ni lleguen a hacer el mínimo esfuerzo en preocuparse en conocerte. El marketing de contenidos supone una relación constante y relevante con tu público. Y una relación es algo que, si quieres que salga bien, debe mantenerse en el tiempo. Antes de redactar o elegir un contenido pregúntate: ¿esto les interesará? Si la respuesta es no, vuelve a preguntarte ¿cómo puedo hacerlo para que les interese? Si las respuestas siguen sin estar claras, replantéatelo. No te van a hacer caso, y si no te hacen caso, no vale para nada. Ofréceles contenido de valor, cosas que sepas que les van a gustar u ofrecidas de una manera para conseguir que les guste. Información  de su interés, contenidos útiles en su día a día, incluso que lleguen a hacerles más felices y que estén a gusto leyéndote y estando contigo…  Contenidos dónde les preguntes, y les tomes en cuenta. Contenidos que no estén todo el rato pensando en vender, si no en afianzar una relación con un público del que te quieres ganar su seguimiento y confianza (lo del engagement ya se lo explicamos a tu jefe en la segunda sesión). Estamos aquí para vender sí, pero convenciendo y consiguiendo que esta tendencia se establezca de una manera duradera. Hay que ganarse al target. De eso va esto. 

4. Estrategia. Después de todo esto, incídele a tu jefe en la importancia de una verdadera estrategia de contenidos para llevar a cabo esta labor. Un negocio sin estrategia, es un barco a la deriva. Si en tu empresa no se le da mucha importancia a la planificación, mejor que salgas de allí corriendo… No estamos aquí para dar palos de ciego. Necesitamos saber y definir qué queremos hacer, cómo vamos a hacerlo, a quién lo vamos a dirigir, cuándo y con qué objetivos.Tenéis que definir estos puntos y, lo más importante: conseguir y hacer que se cumplan. La empresa debe de colaborar contigo en proporcionarte la información necesaria para que lo hagas posible y tu labor sea verdaderamente productiva. El márketing de contenidos es la empresa hablando a sus públicos, esta labor y, sobre todo, esta gran responsabilidad, no puede caer sobre los hombros de una sola persona…

5. ¿Sabía que tu CM está hablando en tu nombre a medio mundo? Esta es una pregunta mamporrera, mamporrera que puede que ponga en peligro hasta tu integridad, y la de tu puesto, delante de tu jefe. Pero así es. Muchas empresas no son conscientes de que, delante de un ordenador, no tienen a “Fulanito Mengano” hablando, o intentando hablar, a gente que puede estar interesada en la marca. No, delante del ordenador tienen a una persona que habla en nombre de la empresa, identificada como la empresa, y atribuyendo unas palabras, directamente, a la imagen de la compañía. Y, además, no sólo está hablando a nuestros clientes, o a los que esperamos que lo sean, esta utilizando una red global donde los mensajes pueden llegar a miles de personas (sobre todo si son negativos y en ellos hay una gran metedura de pata). Razón más que de sobra para que las empresas hagan muuuucho caso, a las peticiones y a las dudas de sus Community Managers.

Y de PD unos palabras que le debes tatuar a tu jefe para que, a partir de ahora, no olvide de qué va esto, y de qué va ir, al menos, en los próximos 10 años…

– Bidireccionalidad: El marco de las comunicaciones empresariales ha cambiado. Antes mandábamos mensajes unidireccionales en los que a nuestro público les mandábamos una idea sin esperar respuesta explícita por su parte. Ahora no, ahora contestan. De hecho ahora quieren hablar contigo. Emisor, receptor, receptor, emisor… y así nos vamos cambiando los roles durante todo el día. Para comprarnos, quieren conocernos antes.

– Feedback: Esto va unido a la bidireccionalidad, y en castellano viene a llamarse “retroalimentación”. Es algo tan sencillo como, después de hablar contigo, tus clientes quieren que lo que te han dicho lo tomes en cuenta. Lánzate a hablar con ellos y escúchalos. Casi cada día podrás hacer un sondeo de mercado actualizado y prácticamente gratis. Piénsalo…

– Transparencia: Las empresas que siguen optando por la opacidad tienden cada vez más a desaparecer. No pasa nada porque a tus clientes les cuentes cómo es tu día a día. Te hace más cercano y eso lo aprecian. Obviamente no les vas a decir cuáles son tus planes y tus estrategias de negocio para los próximos 10 años. Excepto algún cotilla, no creas que tienen mucho interés en saberlo. Háblales de ti, de cómo eres y por qué deberían confiar en ti. Sé transparente. Lo sabrán apreciar.

– Buzz: No, esto no es un exitoso juego de preguntas de la Playstation (que también) es algo mucho más importante, una de las claves de tu éxito. Con todas estas acciones, lo que pretendemos es crear “buzz”, es decir, que nuestros públicos hablen entre ellos de nosotros (y a ser posible, que hablen bien). Hoy por hoy, la técnica más eficiente de venta es el boca a boca. Para que tu cliente hable de ti, tiene que creer en ti, o al menos has de haber hecho algo que haya llamado su atención. Pues eso…

goodjob

Seguimos la conversación en @soniacq

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s