5 razones por las que Bale no vale 100 millones de euros

Bale Real Madrid
Bale no lo vale

El que podría ser el fichaje más caro de la historia del fútbol. 100 millones. El hombre que  lograría arrebatar el título de Golden Boy (traspaso más caro) al mismísimo, y al que desde ese momento sería también su compañerísimo, Cristiano Ronaldo.  100 millones. Cifra astronómica.  Al principio se habló de 99 millones, 99 millones largos, no se podía decir cien. Prescripciones claras desde la Casa Blanca para que semenjante números de escándalo no escandalizarán demasiado a un país al que le cuesta llegar a fin de mes. Pero ya van por 100 millones. 100. Aún así parece que, no contentos con ello, Bale y los suyos se vuelven a Londres según apunta SKY.  Confiamos que Florentino sepa de lo que habla, que Floren sepa lo que paga. De momento, falta de respeto al madridismo. Corazón al margen, dejemos obrar por una vez al raciocinio: ese Bale… ¿lo vale?

1. Cantidad desorbitada: Analizando sólo el tema de cifras, un Bale es un Neymar más un Villa.  O un Isco, más un Falcao y aún sobra para una remodelación del Bernabeu… Pero digo más: los 99 millones de Bale serían capaces de hipnotizar al mismísimo Leo Messi y hacer que Sandro Rosell se sentara a negociar. Leo. Lionel Messi. Nadie vale esos 100 millazos de EUROS pero,  puestos a romper el mercado con tal cantidad sonrojante, sólo el digno sucesor de Maradona  (o el megacrack portugués que ya viste de Blanco) serían merecedores de ello.

2. Bale no es un galáctico: Bale no es ni un Zizou, ni un Ronaldo (el gordito), ni un Beckham, ni un Figo, ni un CR7, ni siquiera un Kaká. Bale no es un galáctico, entendiendo como tal a ese megacrack del fútbol que después de haber tocado la gloria deportiva recibe como regalo fin de su carrera el vestir la camiseta del club más laureado del mundo. Bale no es ese futbolista de fama mundial, que incluso saben de su nombre y proezas gente que ni siquiera ha visto un partido de fútbol. No, Bale llegó a las portadas este verano y a base de insistir, y tras una gran campaña de marketing impulsada por no sabemos quién, se puso en las quinielas de los mejores, sin balones de oro, botas, y ni siquiera nominaciones para ello… Detrás de Messi y Ronaldo estaba él. Los Iniesta Robben, Falcao y compañía parecían haber pasado a mejor vida.

3.  La Copa de Europa: Por esos 100 millones,  se debería incluso pedir cita y hora para, dentro nueve meses, estar estrechando la mano de Platinni el día que haga entrega de la Champions. Pero hoy por hoy, Bale no parece el chico encargado de echarse el equipo a sus espaldas y poner la  décimo orejona en manos de Floren Ni su posición (lateral izquierdo reconvertido en extremo), ni su trayectoria  en mega clubs: Tottenham y Selección de Gales, parece disponerle de los galones suficientes para ello. No es ese jugador decisivo que sabes que en cualquier momento podría darle la vuelta a un partido, tampoco hacer realidad un sueño.

4. Rentabilidad: Hablar de millones de euros, según como está la cosa, ya duele per se. Pero no nos olvidemos de que el fútbol, hace tiempo que dejó a un lado el bocata y la bota de vino con el que se iba al campo para convertirse en un negocio de señores encorbatados de chequera generosa. Cuando se pagan estas cifras es porque sabes que recuperarás la inversión rápidamente, en cuánto se presente el chico en el palco y se encienda la máquina de hacer dinero a base de firmar contratos publicitarios y vender camisetas. Así paso con Zidane, Figo, Ronaldo… por no hablar de cómo en cuestión de meses se rentabilizó la versión de Beckham. Una inversión de este calibre, te asegura rentabilidad y te abre mercado. Pero por las razones antes descritas, Bale no es ese gran fichaje del Florentino de antaño.

5. Necesidad: Los 100 millones de Bale dejan tocado el ego de CR7, un ego que como sabemos, hay que mimar por miedo a que el portugués se vuelva a sentir triste. El galés es un centrocampista que llega a una línea perfectamente cubierta con Ozil, di Maria, Isco, Kaká, y el mismo Cristiano. Puede convertirse en un dolor de cabeza, o un desestabilizante más (de lo de Casillas ni hablamos) para el vestuario. El Madrid necesitaba un killer, un 9 nato. Un nueve mediático, que vendiera camisetas y que llenase el Bernabeu a su paso. Sí, muy de los que le gustan a Floren. Y lo siguen necesitando.

Pero cuidado, en Europa ya saben que cuando Pérez quiere algo, y se le hace de rabiar, al final tira de cartera, y no le importa cuánto. Mal precedente, amigo Floren. Te han visto el palco ya preparado, y parece que te quieren hacer de rabiar y mucho. Levanta el teléfono y llama a Mendés. Viste a Falcao de Blanco. Protege la marca y la grandeza del Real Madrid. Vete a por esos jugadores “nacidos para jugar” en el club blanco. Que vuelva el Florentino de antaño.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s