De mi familia, de la transición y de una vez que sin querer dije “rojos”

 

Mi padre sólo me ha dado tres consejos en mi vida: que no me hiciera madridista, que no estudiara periodismo, y que no me metiera en política. Los que me conocéis sabéis que el buen hombre no ha dado ni una. De hecho muchas veces pienso en pedirle el cuarto y último consejo, más que nada para saber que acabaré haciendo y en qué deparará mi destino. Bromas aparte, os cuento esto simplemente para deciros que en mi casa, nunca se habló de política más allá de lo necesario para comentar el telediario. Mi padre lo que quería es que yo fuera del Atleti. De hecho creo que él actualmente está orgulloso de mí y de todo lo que soy gracias a ellos, pero también creo que le hizo más ilusión verme trabajar una vez para el Atlético que el día en que le conté que había entrado en las listas del PP. Y es que como os decía, lo de la política es algo mío, con mis padres sobre todo hablé de fútbol.

 

Recuerdo ser pequeña y en casa de mis abuelos maternos bombardear a mi abuelo con preguntas sobre la guerra civil. Mi primo Fernan y yo, los polvorillas oficiales de mi familia, tuvimos una temporada en que se lo preguntábamos todos los días y nunca nos contaba nada. Hasta que un día le suplicamos que al menos nos dijera si habían ganado los buenos: “en la guerra todos son malos”, sentenció. Y de la expresión que adquirió su cara deducimos que no teníamos que preguntar más.

En casa de mi abuela paterna tampoco se hablaba de política, decían que había temas más importantes de los que hablar. Pero a mí a partir de los 16 años, o puede que antes, ya me empezó a interesar. Entonces recuerdo que tenía largas sobremesas con mi Tío Paco, en el que él de me daba su visión de la vida y de las cosas. A mí siempre me ha encantado hablar por los codos, pero también escuchar historias y, recordando ahora las largas tardes de charlas que nos pegábamos, mi tío debería de ser un auténtico maestro en contarlas. Sí, el era de derechas, y no lo ha negado nunca. Quizá puede que de esas historias y de esas lecciones me venga lo que hoy es mi declinación política, aunque creo que una pequeña parte ya que viajar, leer y hablar mucho con la gente hizo el resto. Pero a lo que iba, recuerdo comenzar periodismo y cómo unas semanas después me preguntó mi tío como me iba en la universidad. “Bien”, le contesté”, “lo único que pasa es que hay muchos rojos”.  Entonces él, como mi abuelo ese día, cambió la expresión de su cara. “¿Qué has dicho?”, me preguntó aún a sabiendas de que me había escuchado perfectamente. “¡Que hay muchos rojos!”, volví a contestar más alto y con una sonrisa esperando que mi comentario le hiciera gracia. Pero no, no se la hizo. Creía que mi tío era más de derechas que nadie hasta que ese día me dio esta contestación: “¿tú sabes que este país ha vivido una guerra civil precisamente por eso?, ¿por etiquetar a la gente como fachas o rojos?, ¿no te parece que vosotros, que estáis en la universidad y vais a ser el futuro de este país debéis de dejar ese lenguaje, que degeneró en una guerra, atrás?”. Yo me quedé muda, sin contestar. Zas, en toda la boca, de manual. Y hoy cada vez que escucho la palabra “rojos o fachas”, recuerdo a mi tío y como ese día me sentí tan miserable por haber utilizada esa palabra.

Hoy he abierto mi Facebook y he leído un post de un amigo de la universidad que me cae muy bien, pero me ha dado mucha pena leer lo que ha puesto

“Adolfo Suárez, que había sido Gobernador franquista de Segovia, miembro de un gobierno que permitió las ultimas ejecuciones de la dictadura no fue tanto el padre de la democracia como uno más de aquellos que construyeron una realidad no sobre la conciliación sino sobre el olvido… La bandera rojigualda no es mi bandera, Juan Carlos de Borbón es tan solo el heredero político de Franco y a todos nos empieza a resultar cristalino que esta democracia se montó para los de siempre…Para los que lucharon por el gobierno legitimo de la República, los que defendieron Madrid en el 36, los que murieron en las tapias del cementerio del Este, merecedores del verdadero padrinazgo de la libertad, para ellos, mi canción de este martes…”

Sinceramente, no sé lo que pensará mi tío si lee este post en el que ya no sólo habla de rojos o de fachas, sino que directamente toma como parón en la historia lo que ha sido la transición y lo que es hoy nuestra democracia. Tampoco sé lo que pensaría mi abuelo, que sí, ahí estuvo “defendiendo Madrid” y no sé lo que vería que nunca jamás quiso volver a hablar de la guerra. Él simplemente quería que su familia viviera feliz y en paz. Y tampoco sé lo que pensará mi padre ni tantos otros, que vivieron una época de dictadura y al llegar la Transición manifestaron su legítimo deseo de aparcar a un lado sus diferencias y vivir tranquilos y en paz.

 Yo no sé ellos que pensarán, pero a mí me da mucha pena.

Nosotros aquí nos quedamos lidiando con esto, pero usted Presidente, se lo ha merecido. Gracias por todo, Descanse En Paz.

A mi abuelo Meco, a mi tío Paco y a mi padre. Y a tantos abuelos, tíos y padres de España. 

 

Advertisements

3 Comments Add yours

  1. puxapali says:

    Vayamos por partes:

    Cada generación tiene su propia historia. La nuestra no tiene nada que ver con la de nuestros padres ni con la de nuestros abuelos, y aunque estemos en la actualidad pasándolo mal, no es ni de lejos peor que las predecesoras (para empezar, y por suerte, no estamos inmersos en ninguna guerra civil ni en un sistema dictatorial). Dicho esto, lo que no puede uno es renunciar a saber qué pasó antes de nacer. Obviamente habrá interpretaciones diferentes según te lo cuente, pero ahí está la cabeza de cada uno para sacar conclusiones.

    Y es importante conocer el pasado para entender lo mejor posible el presente. Parece que para los que vivimos este momento nuestra Historia comenzó el 14 de abril de 1931. Nadie se acuerda de Primo de Rivera, ni de Sagasta, ni de Cánovas del Castillo, ni de Felipe V.

    Partiendo de que nuestra vida empieza ahí, con el inicio de la II República, se han sucedido una serie de acontecimientos que hoy, en mi opinión, no se han cicatrizado. Te habla alguien que no tiene familiares entre los muertos de ningún bando de los que hablaba tu tío afortunadamente, pero sí me incluyo entre los que cree que nuestro actual sistema no neutralizó la fractura entre una España y la otra. Obviamente se inició un sistema democrático pero no se rompió con aspectos importantes de la dictadura, y ahí es donde todavía permanece las iras y algunas problemas actuales.

    Yo no viví la Transición. No puedo más que opinar de lo que he leído y de lo que he escuchado. Hay cierta prensa que elogia aspectos de aquellos años, sobre todo lo que tuvo que ver con los consensos. A mi manera de ver claro que unos y otros cedieron para, ante todo, recobrar la libertad del país. Lo que pasa es que parece que nadie apunta a que sin Franco la dictadura no iba a aguantar, y la llegada de la Democracia no fue en sí un deseo del Rey o del propio Suárez en cambiar el sistema, sino en sobrevivir en ese nuevo sistema. Como bien apunta tu amigo de la Universidad, la Transición la capitanearon personajes procedentes del franquismo. El Rey era el sucesor de Franco y Suárez el Secretario General del Movimiento…

    Aún pensando eso del Rey y de Suárez no voy a quitar que, pese a que hicieron lo posible por sobrevivir, abrieron el paso a la Democracia actual. Ahora bien, creo que se nos manipula muchísimo. Entre otras cosas no comprendo el reconocimiento que se le hace a Suárez ahora cuando es el único Presidente que ha dimitido… si era tan bueno, ¿por qué dimitió? Si era tan bueno, ¿por qué en 1982 el CDS consiguió solamente dos diputados en el Congreso? Si era tan bueno, ¿por qué el CIS no le daba ni un cinco entre la valoración de los españoles?

    Una cosa es que haya sido Presidente del Gobierno, elegido por el voto de los españoles (y con lo cual creo que justifica un homenaje a su figura) y otra que nos lo pinten como poco menos que el libertador de todos.

    PD: Lo que menos he entendido de toda esta historia es la apropiación (o yo lo veo así) del Partido Popular con las ideas de Suárez, porque el referente político del partido en esos momentos no era él, sino Fraga, y la relación entre ambos no era para tirar cohetes…

  2. Sonia Cea Quintana says:

    Buenas Diego! La verdad que he de decir que esperaba tu comentario! Obviamente tengo muchas cosas que objetar, pero te diré lo que pienso. Creo que es un verdadero triunfo el que tú y yo, que somos de las juventudes de dos partidos políticos totalmente opuestos, podamos estar debatiendo sobre lo que es nuestro país y lo que no, sobre lo que es su historia y lo que no, y lo que entendemos como España y cómo querarla y lo que no. Y que después de eso, podamos seguir manteniendo y apreciando nuestra amistad, como al menos yo lo hago con la tuya, como si nada. Eso sí que me parece un verdadero logro, y creo que tú estarás conmigo.

    Me gusta leerte porque veo otra forma de ver la realidad diferente a la mía. Y la verdad que aprendo. Muchas veces me sirve para reafirmar aún más mis pensamientos y otras para darle una vuelta de tuerca. Lo que más me ha gustado de tu comentario es que hablaba de pluralidad, de libertad y de democracia. Y que creo que tú, como yo, los salvamos como pilares inquebrantables sobre los que asentar el futuro de esta nuestra España.

    ¿En serio que no te parece un verdadero logro? 😉

    1. puxapali says:

      Gracias por tus palabras Sonia. Yo también te aprecio mucho tanto en lo personal como en lo profesional. Eres una buena persona y una sensacional periodista (ante todo una tremenda trabajadora). Ello no quiere decir que comparta tus opiniones, pero valoro cómo expones y razonas tus pensamientos pese a tener una ideología opuesta a la mía.

      Efectivamente, es enriquecedor leer opiniones diferentes (me atrevería a decir radicalmente diferentes). Esa es la vía por la que uno, después, acorde a su conciencia, decide qué pensar.

      A nuestra Democracia le falta muchas cosas aún por conseguir y por corregir, pero como bien dices, es todo un logro que dos jóvenes que militan en partidos antagónicos puedan comentar un hecho histórico sin amenazas, sin miedo y sin rencor. Es un honor ser de un país donde no nos van a perseguir por lo que escribamos aquí (a menos que nos extralimitemos en nuestras palabras y se pudiera abrir un proceso judicial contra nuestros comentarios, pero aún así sabiendo que existen unas garantías judiciales que hasta hace 39 años no había). Por eso hay que valorar también que nuestros antepasados no disfrutaron de este grado de libertad que hoy sí tenemos aún con tantos problemas que seguimos teniendo.

      Yo comparto muchas reivindicaciones sociales en el fondo pero no en la forma (http://bit.ly/OTy8fV). Pienso que hay que reactualizar nuestro país, apostar y construir una segunda Transición. El problema es que creo que para alcanzar ese reto debe legitimarlo las urnas, y por eso sigo creyendo en el sistema de partidos políticos. Me parece bien que acorde a los tiempos éstos se modernicen (entre otras cosas en la elección de candidatos vía primarias), pero con lo que estoy en desacuerdo es en desacreditar a las formaciones políticas (y sindicales, empresariales…) como herramientas inservibles. No, para mí no. Por eso también valoro mucho a gente como tú que, aunque no concuerde con mis ideas, participa en un partido político (con el fin de desarrollar su entorno, de proponer cambios a mejor, de subsanar fallos, de impulsar proyectos e iniciativas…). Lo fácil es pasar de todo, no ir a una sola manifestación, no votar… o criticar todo y simplificar las culpas con el ‘PPSOE’, de reunirse en una plaza y hacer asambleas interminables y poco útiles… De verdad, prefiero mil veces a gente como tú que lo otro.

      Gracias por haberme permitido reflexionar en tu blog (y felicidades por tus artículos, compañera). Cuídate, un besín desde el Reino Unido, Diego.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s